El “kit” del ciudadano moderno

El primer requisito es tener un perro en casa, pero no un perro pobre de perrera sino con pedigrí y cuanto más caro mejor. Eso requiere un cuarto de baño bien adaptado y provisto de los utensilios precisos para el aseo canino: cepillo, cremas, aceites perfume, vestidos, espejo, agenda de citas y un grupo de amigos, etc.

Después, si el ciudadano en cuestión forma parte de una pareja de hecho o de un matrimonio homosexual y tienen un niño adoptado de raza negra o amarilla, se convierte, a ojos de los demás, en ejemplo de ciudadanía solidaria e integrada. Los niños adoptados, a ser posible negrito y chinita, (niño y niña mejor), ponen el toque de valor social que encumbra a la familia postmoderna y feliz al pedestal de la ejemplaridad. Y eso aunque ya tengan sus propios hijos o precisamente por tenerlos, porque socialmente les hace parecer universales, generosos y desprendidos.

Con el niño adoptado, nuestro ciudadano cubre el lado de su papel integrador y una de las “exigencias” más importantes de la familia media, acomodada y post moderna, (de esas de las que cada vez van quedando menos). Porque eso les convence de estar bien ubicados en el capítulo de la eutrapelia y ser multiculturales, étnicos y nada heteróclitos.

Muchos de ellos, junto a sus perros y gatos, ya se han pasado al vegetarianismo activo. Son ecologistas cumplidos, aunque les parpadeen los ojos cuando van a tirar la basura o los cierren cuando ven a sus mascotas defecar, pero no por eso abdicarán de su condición de lo que ha dado en llamarse “animalistas”, sustantivo que no se aplica por la incultura de un sujeto sino por su amor a los animales.

Si además de todo eso visitan el gimnasio tres días por semana, él, ella, ellos o ellas y el niño, o los tres, (dejando al perro al cuidado de un desempleado homosexual, educado y cuidadoso, obtenemos el “kit” perfecto de la familia moderna.

La publicidad en revistas y en televisión, les marca la pauta. Son clones reconocibles por la calle, en los restaurantes de moda, en tiendas especializadas y es en sitios así donde son reconocidos como el núcleo familiar, adaptado, occidental y democrático con más brillo social, al que nada se le puede reprochar. ¡Es un decir, claro está!.

Suelen ser personas con profesiones “liberales”, (actores, decorador de interiores, proveedores de material sanitario y cosas así), o profesiones emergentes: gorrillas, consultores, consejeros, asesores, intermediarios.

Se mueven en círculos de amigos de similar condición. Visten de trabajo o descuidados pero con ropa siempre de marca a la que nunca arrancan la etiqueta aunque les haga señal en el costado. Se consideran a sí mismos solidarios, guapos y buena gente. Son muy admirados, principalmente por los padres, que también con un perro caro en el piso, se muestran seguros de haber educado acertadamente a sus hijos y de haberlos convertido en unos profesionales triunfadores.

Son mucho más que protectores y mimadores de los animales y no se han constituido en una orden cultural porque no han caído en ello. Un niño negro, una niña amarilla, un perro de dos mil euros y otro de la perrera,-para que no se diga-, refuerza singularmente la imagen social del ciudadano moderno. En peluquerías, terrazas y parques, hojean las revistas de moda y emulan cuanto pueden las imágenes del papel couché.

La imagen, ser guapos, y el culto al cuerpo, lo es todo porque viven desviviéndose por la apariencia. Dan la imagen de la felicidad y de la sencillez. Se muestran seguros de sí mismos. Por eso saben que todo lo demás es mentira.

Un pensamiento en “El “kit” del ciudadano moderno

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s