República o monarquía (Republinarquía)

Cuando Felipe VI sea rey, lo será despojado de casi todo cuanto es consustancial en una Monarquía. (Casi todo, menos en el despliegue de miles de policías limpiando la ciudad, y otro batallón de gentecilla impresentable comentando el acontecimiento en las televisiones-basura). En una verdadera Monarquía; (échesele un vistazo a la monarquía de Inglaterra y se comprenderá enseguida por qué). El Estado seguirá titulándose Monarquía Parlamentaria y el sistema democrático occidental seguirá marcando el camino político de España.

 España ha tenido dos oportunidades para desarrollar una República y ninguna de ellas pudo sostenerse dado el “galimatías”, por así decir, que armaron las fuerzas políticas de todo signo y condición.

 La primera, como es sabido, tuvo lugar en el año 1873; justo como ahora, tras la presión política de todo tipo que obligó al Rey Amadeo de Saboya a abdicar. El desorden civil y político alcanzado en el plazo de un sólo año fue tan desproporcionado, (ocho gobiernos distintos) que hubo de ponérsele fin con el pronunciamiento del general Francisco Serrano que, por cierto contó en su gobierno con algunos de los ministros republicanos que la habían hecho caer. (El lector podrá encontrar más detalles si se toma la molestia de buscar datos en distintos libros, no tendenciosos; no en internete por favor).

 La Segunda República española tuvo lugar el año 1931, en Abril, cuando las Cortes declararon enemigo público al rey Alfonso XIII, acusado de nepotismo y traición a la patria.

 Las dos Repúblicas vieron su fin con pronunciamientos militares, que, naturalmente, sirvieron en bandeja su propia impopularidad a los ojos de los republicanos descabalgados; pero que también supuso la recomposición de un orden social y político necesario que, hasta esos momentos, parecía imposible. Una recomposición, ni fácil ni gratuita.

Hubo también ministros y jefes de Gobierno que renunciaron al cargo antes de recurrir al uso de la violencia aconsejada y legitima institucionalmente, como única forma de acabar con el caos social de aquellos años. Lo hicieron para evitar el costo, más tarde, de la impopularidad que esas medidas, aunque justificadas, no pueden evitar pagar.

No sería razonable pensar que las Repúblicas generen guerras y desordenes por el mero hecho de serlo; pero desdeluego no esta demás, llegados hasta aquí, que se leyese la historia de esos períodos con mucha atención porque España tiene algo en sus tripas que, llegada la ocasión, la hace “salvaje”, imprevisible e ingobernable. Y si en democracia, los partidos políticos, por sí solos, no son capaces, no ya de controlar la corrupción, sino que la incrementan y no son capaces de hacer cumplir la ley a los partidos que las incumplen, (incluso con sentencias judiciales) aumentando los desarreglos de gobierno de toda una nación; sin duda, una nueva República no haría más que elevar esas incapacidades hasta el extremo, porque los mimbres para tejer el cesto serían muy endebles y entrelazados con una variedad de hilos y opiniones extremada y peligrosamente variopinta, además de opuesta entre sí.

Por otro lado, pensar que las nuevas generaciones, las nacidas de uno de los momentos históricos menos edificantes de la reciente historia española, están capacitadas para gobernar con justicia a España, por el sólo hecho de haber crecido con el desarrollo de la informática, los video juegos y la expansión de la industria turística, es no querer ver el hoyo donde se va a meter el pie. Máxime, cuando tal como proclaman, pretenden guiarse por representación asamblearia directa. (Una locura manifiesta además de gran sandez). Cabe creerse que tan sólo sea un recurso retórico.

Por otro lado, tener la idea de que Felipe VI, hijo de la misma generación, por más Rey que sea y padre monarquico que haya tenido, va a traer mayor estabilidad nacional, mayor altura de miras y más alta calidad en todas las cosas del gobierno que pueda hacer dentro de su cometido, tampoco es demostrar mayor agudeza y realismo. Eso sí, es evidente que goza de la simpatía de una buena parte del pueblo, y eso en estas circunstancias, no es poco, por no decir que es un verdadero talismán.

Monarquía moderna y República, igualmente moderna; unos y otros, no sólo no son incompatibles; nos parece, sino que se necesitan para el mejor gobierno de España. Pero del mismo modo que dos no riñen si uno no quiere; en la República y la Monarquia podría muy bien ocurrir justo lo contrario porque uno de ellos es “reñidor” por definición.

No es menos cierto que los treinta y siete años de monarquía parlamentaria (democracia moderna al modo occidental), han familiarizado al paisanaje con el paisaje; pero dado el poco amor y la impopularidad que la opinión pública republicana le profesa a la monarquía, no sería muy extraño que al lobo se le volviesen a afilar los colmillos. Motivos dicen tener: corrupción económica, amiguismos, secretismos, favoritismos, etc.

Así pues, poca sustancia encontramos en esta disyuntiva. Pocas ventajas vemos a favor de un modo u otro. Creemos que mientras la lucha política se centre en recuperar, a pleno rendimiento, la comodidad de la sociedad del bienestar, todo irá bien aún cuando unos y otros esten a la greña peleando por los diferentes modos de conseguirla.

Una vez conseguida habrá de mantenerse un equilibrio poco menos que exquisito para que España no se tuerza, porque sabido es que “cuando el diablo se aburre mata moscas con el rabo”. Siempre existirá un fuerte riesgo de desestabilización porque las fuerzas políticas republicanas no hayan nunca satisfacción, pese a que, republicanos haylos de todas clases y condición.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s