Todo aquello afín

Suele pensarse que es muy cómodo estar rodeado de “amigos” y entre gente “afín”; o sea inserto en una sociedad “homogénea e igualitaria” en la que cualquier disonancia, si de verdad es una disonancia, es rechazada por su propio significado o contenido de forma cuasi automática, (otra cosa es jugar a ser diferente).

Es maravilloso vivir en un mundo así, suele pensar la gente. Uno se relaja, no debe esforzarse en pensar por sí mismo, la opinión de uno es copiada por los demás y se convierte en una tan válida como cualquier otra sin necesidad de experimentar el esfuerzo que supone buscar, estudiar, pensar y reflexionar. 


Además cuando sucede un acontecimiento de importancia pública masiva, los medios de comunicación, todos al unísono, multiplican hasta más allá de toda hartura y sin consideración alguna a ninguna postura u opinión diferente, ese acontecimiento hasta convertirlo en un patrón o molde como si de una orza llena bizcocho se tratara. 


En un mundo así, “amigos”, “gente afín” y “sociedad homogénea” no es otra cosa que un enorme recinto de ideas muertas.


Lo paradógico es que ese es el mundo en el que hay que gastar la vida. No hay escapatoria ni remedio alguno.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s