La copa de Europa 2017 (mientras dure … Europa, digo)

Esta misma tarde (sábado, día 3 de junio del año 2017), a las nueve menos cuarto de la noche, hora local, en el estadio “Millennium” de la ciudad de Cardiff de Gales, dos de los mejores equipos de fútbol del mundo, (jugador frente a jugador), se enfrentan el uno contra el otro, para ganar metiendo goles en la Copa de Europa, ante los ojos del mundo entero.
Pocos países y muy poca gente de cada país, no estará atenta a las pantallas de televisión para ver los noventa minutos del encuentro. Tengan fiesta o no haya fiesta, estén observando el Ramadán o no; haya o no haya conflicto bélico o social; tengamos para comer o beber o no lo tengamos; estemos de humor o sumidos en la desesperación.
Es el espectáculo de masas por excelencia. Ante acontecimientos así hay muy poco que decir y poco que aprender. (Lo digo al revés para que me entiendan). Pero por poco que sea, no es por eso menos importante: “Las masas mandan en el mundo”. Por acción o por omisión.
Por acción porque hay que darle lo que pida so pena de ser arrasado. Por omisión, porque no se le puede ignorar haga lo que haga. Ante cosas así no valen observaciones más o menos lúcidas como:

  1. ¿Acaso hay que incentivar a los jugadores con primas millonarias para que ganen?
  2. ¿Es que los jugadores (de élite) no ganan suficiente con lo que les pagan? 
  3. ¿Cómo es posible que la gente invierta tanto dinero en viajes y compre entradas tan caras para ver el partido (y si son de reventa no digamos).
  4. ¿Es que hemos olvidado todos que hay gente que vive en la pobreza más absoluta? No. No será que todo es mentira. No será que nada es verdad.

No, no vale ninguna de estas preguntas. Tampoco tiene sentido buscar la lógica a nada de eso. Estos acontecimientos masivos han de ser entendidos desde alturas estratosféricas. Sólo desde más allá del raciocinio, sólo desde el otro lado del sentido común, (recordemos, el menos común de todos los sentidos) se comprenden (incomprensiblemente), estas cosas. Y sin embargo así somos. Así es el ser humano. Individualmente o en masa. … y a mucha honra, como diría el otro.
Por suerte la masa no sabe organizarse y cuando lo hace no suele durar mucho. A veces son otros los que la organizan y cuando lo  hacen bien pronto dejan ver el desastre que consiguen.
En cualquier caso, el espectáculo esta servido y las masas seguirán marcando el camino. Lo demás … o sea, el pan de cada día, no es nada.
Por cierto, al paso que va lo que algunos llaman “evolución”, no sabemos cuantos años más deberemos seguir llamando Europa a lo que todavía llamamos “Europa”. Lo digo por lo de “Copa de Europa”, o la “Champions”, como dicen los modernos.

Aparte de eso, yo quiero que gane … El Real Madrid, naturalmente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s